Situación actual

Situación Actual de los Administradores de Fincas

Actualmente, uno de los mayores problemas que los despachos de los Administradores de Fincas se encuentran con la administración de las carteras de seguros de sus Comunidades, es la carga administrativa y de gestión que las mismas generan hacia sus despachos, principalmente porque son las propias comunidades quienes exigen de la mayor eficiencia y calidad de servicio a los despachos profesionales de Administración de fincas.

Objetivos para los Administradores de Fincas

Uno de los puntos fundamentales que generan este extra de trabajo para las Administraciones de Fincas es el trámite de los siniestros que generan los contratos de seguros que ellos administran de sus Comunidades de vecinos y edificios administrados, ya que en la situación actual del mercado asegurador, la relación con las Aseguradoras en cuestión de información de siniestros es escasa, mala y costosa para los Administradores de Fincas, ya que básicamente todo pasa por los teléfonos 902, largos tiempos de espera y por desgracia la información muy dispar, dependiendo casi siempre del operador u operadora que recoge la llamada. Todo ello desemboca en una falta de control sobre la información necesaria para satisfacer la cada vez mayor exigencia en la calidad de la resolución del servicio, que como ya hemos señalado, las comunidades requieren de los Administradores de Fincas.

Acciones para los Administradores de Fincas

Con todo esto debemos tener en cuenta las actuaciones periciales, las valoraciones de las afectaciones en los daños, cobertura o no cobertura del daño, la explicación de la aceptación o negación de resolución, el control de los profesionales reparadores, y sobre todo el control y desenlace del pago de las facturas correspondientes a los pagos de los daños.

Beneficios para el Administrador de Fincas

Todo ello pone en riesgo el estándar de calidad de la gestión de los Administradores de Fincas, que deben de ocupar y disponer de recursos suficientes, administrativos, técnicos y humanos, que se deben de retrotraer en la mayoría de los casos de la pura gestión de las Comunidades de Vecinos o de los Inmuebles administrados, objetivo principal del negocio de los Administradores de Fincas, llegando, en numerosas ocasiones, a la confusión entre Administrador y Administrado, ya que en la mayoría de ellas, se vierte la culpa en los primeros, acusando de mala gestión, actuación o atención a la propia Administración de Fincas y poniendo en serio peligro sus contratos.

En resumen el resultado, en general, es descontrol en la gestión, falta de información, elevados costes por el empleo de recursos administrativos, tanto humanos como técnicos, tiempos larguísimos de espera en la resolución de siniestros y bajada en la calidad del servicio.

Les dotamos de la atención más profesional,
liberando sus recursos, aumentado su estándar de calidad,
dotando de la mayor información sobre la gestión del siniestro en tiempo real,
con acceso a nuestras herraAmientas 24/7 online,
con intervención en todos los pasos desde la comunicación del siniestro, intervención pericial, valoración, cobertura o no cobertura,
control exhaustivo de las reparaciones, pagos de las facturas…